Ratio: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

DISCURSO DEL SR. JEAN CLAUDE KAHN SALOMON. PRESIDENTE HONORARIO DE LA COMUNIDAD ISRAELITA DE EL SALVADOR EN OCASIÓN DEL ACTO DE ENTREGA DE LA MEDALLA DE "JUSTO DE LAS NACIONES" OTORGADO POR EL MUSEO YAD VASHEM A LA FAMILIA DEL CORONEL JOSE ARTURO CASTELLANOS, EL 27 DE JULIO DE 2010 EN EL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES  SAN SALVADOR.

ESTIMADOS AMIGOS:

Estamos reunidos esta mañana para dar testimonio de  un acto de justicia. La noble labor del CORONEL JOSÉ ARTURO CASTELLANOS, durante los días aciagos de la Segunda Guerra Mundial, que permitió el salvamento de decenas de miles de judíos la cual es reconocida por las autoridades del máximo centro de investigación y memoria del Holocausto, el Museo Yad Vashem que le confiere el título de JASID UMOT HAOLAM  "JUSTO DE LAS NACIONES".

Jasid, que en este marco se traduce como "justo" viene de la palabra hebrea Jesed, que significa misericordia y generalmente se lo asocia con el hombre piadoso aquél que es íntegro no solo frente a los demás sino fundamentalmente frente a sí mismo.

No cabe duda que fue precisamente la integridad, la entereza del Coronel Castellanos, la que lo llevó junto a su buen amigo George Mandel Mantello, a realizar una verdadera gesta de salvación en medio del infierno del holocausto: Como Cónsul General de El Salvador en Ginebra de 1942 a 1945 habiendo establecido toda una organización que emitió, sin costo alguno, certificados de Nacionalidad Salvadoreña para más de 40.000 judíos. Miles de vidas lograron salvarse gracias a esos documentos impresos, a pesar de recibir órdenes en contrario por parte de su gobierno en esa época.

Mientras la mayoría de sus colegas del mundo diplomático prefería no ver el sufrimiento y la injusticia, y otros se escondían detrás por pretextos de orden burocrático, fue la decencia y el sentido de responsabilidad consigo mismo, lo que llevó  al CORONEL JOSÉ ARTURO CASTELLANOS a no permanecer indiferente ante las tribulaciones y las desesperaciones ajenas y realizar una silenciosa y eficiente labor que hoy 65 años después de terminada la guerra, es honoríficamente y formalmente reconocida.

Como judíos salvadoreños, que conocíamos desde hace, años, las acciones comprometidas del coronel castellanos, nos sentimos profundamente orgullosos de este tan merecido homenaje.

En nuestro fuero íntimo sabíamos que teníamos una deuda moral hacia su persona. Hoy, al recibir sus hijos la medalla que lo acredita como "JUSTO DE LAS NACIONES", compartimos con ellos la emoción y la sensación de plenitud que embarga este momento.  Aquella deuda con el CORONEL JOSÉ ARTURO CASTELLANOS esta honrada con el profundo valor simbólico de esta ceremonia y toda nuestra gratitud se prolongará eternamente.

Estos sentimientos son compartidos por todos los judíos del mundo como sobrevivientes cada uno de nosotros de ese crimen de Lesa humanidad encaminado a eliminarnos de la faz de la tierra. Organizaciones judías prestigiosas como el American Jewish Committee cuyos representantes nos acompañan en esta ceremonia, trabajaron con nosotros y con el Gobierno Salvadoreño hombro con hombro para hacer de este día una realidad.

Así, este acto también trasciende las fronteras en el Memorial de Yad Vashem, en Jerusalem, un punto de referencia obligado para todos los judíos del mundo, en un bello jardín consagrado a honrar la memoria de los Justos de las Naciones.  El nombre del CORONEL JOSE ARTURO CASTELLANOS será inscripto en un mural, como testimonio de su enorme y desinteresado esfuerzo a favor de la vida.

Se trata de un jardín lleno de árboles y flores, que representan a la vida y a la esperanza dentro del Memorial que recuerda el Holocausto. Allí se atesoran los nombres de estos héroes, al que dignamente se suma el nombre de nuestro admirado compatriota.

Las flores y los árboles son un testimonio de vida, tal como lo es el nombre del CORONEL JOSE ARTURO CASTELLANOS para nuestro país, para el Estado de Israel y para todo el pueblo judío esto tiene una trascendencia mayúscula y encierra un mensaje poderoso.

Si la barbarie de los Nazis y sus cómplices, nos muestran que tan bajo puede caer el ser humano, cuando lo domina el odio y la muerte, si la indiferencia y el silencio de los que sabían y no hicieron nada nos enseña la decadencia del hombre cautivado por el egoísmo, son las acciones valerosas y solidarias, de verdaderos justos como el Coronel Castellanos las que nos devuelvan la esperanza y la fe en la humanidad.

Su designación como "JUSTO DE LAS NACIONES", es un acto de justicia.  Nuestro país se reviste de heroísmo por su labor y sus hijos siente el orgullo de ser portadores de su legado.  Nuestra deuda moral esta honrada y la memoria del CORONEL JOSÉ ARTURO CASTELLANOS, permanece como un testimonio de vida que nos inspira a construir un mundo mejor para todos sus habitantes.

Panel de Ingreso

entrarfb

entrarfb

Donaciones

Volver